Bondades del aumento de pechos: mitos y verdades

Los cánones de belleza establecen lo que se cree es la naturalidad y sencillez de los atributos femeninos. No obstante y más allá de la estética, en algunos casos se hacen necesarios procedimientos para evitar ciertas complicaciones físicas.

En ocasiones el deseo de aumentarse el busto no tiene nada que ver con modas o tendencias, y es que se trata de que la mujer se sienta bien consigo misma y la preparación psicológica es esencial en este sentido.

Este tipo de intervención evoluciona conforme lo hace la tecnología, siendo la incisión y manipulación del implante menos invasiva, y el resultado más natural. Sin embargo, el cirujano deberá definir si el aumento requiere implantes o puede realizarse con la misma grasa del cuerpo.

Ventajas de la cirugía

El sueño de las mujeres es tener el aspecto y volumen adecuado de su cuerpo. La cirugía estética viene a ser una aliada para lograr alguno de estos objetivos y el implante de prótesis lo ideal para el aumento de pecho.

Antes que nada, la evaluación de un experto es lo más conveniente a la hora de someterse a esta tipo de intervención.

Al final, el mejor resultado que se logra con la operación es la confianza y autoestima de la mujer. Entre las bondades de este proceso se puede resumir en que:

  1. Mejora el aspecto estético de los senos para aumentar el atractivo físico.
  2. Permite la corrección en caso de pechos planos, desequilibrados, por mastectomía o embarazo.
  3. Contribuye a superar complejos, con la debida guía de un profesional en el área.
  4. Los senos firmes otorgan la sensación a la mujer de ser joven y atractiva.
  5. Ponerse en buenas manos es sinónimo de responsabilidad, por eso todo lo concerniente a la operación debe ser certificado para una mayor tranquilidad.

Creencias de aumento de pechos

Consulta antes de la cirugía

Una visita al médico cirujano puede ayudar a despejar ciertas dudas, pero es también aconsejable seguir algunas recomendaciones para que el resultado sea el esperado.

En su mayoría se relacionan con hábitos, alimentación y los fármacos que debe consumir la paciente.

Las técnicas que se aplican para el aumento de pecho se determinan según el aspecto de la mama y de este modo el beneficio va dirigido exactamente al propósito de acuerdo con el tipo de intervención:

  • Mamoplastia: mejora la figura femenina con el aumento proporcional de los pechos.
  • Mastopexia: luce con mayor atractivo el seno caído con ayuda de prótesis.
  • Mamoplastia – Mastopexia: la combinación de ambos procedimientos puede realizarse en una misma operación bajo las recomendaciones del cirujano.
  • Implantes o grasa transferida: de ser necesario el especialista puede insertar el implante o rellenar con grasa de la paciente para definir el seno y mejorar el contorno corporal.

Falsas creencias

Existen varios mitos en cuanto a los perjuicios derivados de esta cirugía que vamos a aclarar a continuación.

El principal temor de la mujer es no poder amamantar a su hijo después de la cirugía, sin embargo, esto es solo un mito.

Son incalculables los beneficios de la lactancia materna para la madre y el desarrollo del bebé, sin limitarse éstos por las prótesis, ya que la silicona no recorre los conductos del seno, y tampoco modifica las propiedades de la leche ni compromete su calidad.

Es falso que la prótesis produzca alteraciones en la sensibilidad. El método actual sugiere que el implante se coloque a nivel submuscular. La única forma de que esto suceda es cuando se coloca de forma subglandular, donde eventualmente podrías comprometer la zona del pezón.

Por otra parte, los implantes mamarios no son causantes de cáncer, mito que ha llevado a muchas mujeres operadas a sentir inseguridad al respecto. No obstante como en todas las mujeres, siempre es recomendable realizar estudios para diagnosticar a tiempo.

Recomendaciones 

Si el procedimiento quirúrgico se realizó con la finalidad de aumentar la confianza y la autoestima, lo más recomendable es acudir a revisiones cada dos años.

Los nuevos materiales de las prótesis son verificados bajo los más altos estándares de calidad y por eso para prolongar la garantía de por vida y prevenir roturas es importante que se utilicen los llamados materiales de tercera generación, que son más resistentes por su composición de gel y cohesivo de silicona.

Para disfrutar con mayor plenitud el momento, lo más recomendable es no quedar embarazada hasta un período después de la cirugía, dado que esto puede generar complicaciones en las mamas al combinarse los cambios que se presentan en el cuerpo tras la intervención con los típicos del embarazo.

La aparición de estrías y contracturas que endurecen la mama por el encapsulamiento podría traer consecuencias no deseadas en la operación.

Arantxa Asián

Estudié filología hispánica, pero la vida me llevó hace algunos añitos a dedicarme al periodismo digital. Estoy especializada en nuevas tecnologías, aunque siempre saco tiempo para la belleza. Eso me llevó a enfrascarme en este proyecto: Mundo Femenino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *